17 julio 2008

ENTREVISTA: Sr. Clemente Dedela

Entrevista vìa mail a un ex-alumno de nuestra escuela, radicado hace muchos años en Estados Unidos.


Sr. Clemente Dedela:

Somos de 6to. A y leímos sus poemas de Lugano.
Le queremos hacer unas cuantas preguntas para saber como era nuestra escuela y como era Lugano.
1- ¿Cómo era la escuela 3?
La escuela fue construida unos anos antes de que yo comenzara la primaria. Tendría que haber sido alrededor de 1934-35.
Cuando yo comencé, era casi nueva. Las aulas que estaban en el fondo, en la planta baja, eran para los chicos de primero inferior, primero superior y segundo grado.
En las aulas del frente del edificio, en el primer piso estaban el tercer grado y el cuarto. En la planta baja, al frente las aulas de quinto y sexto grado que era la ultima del corredor.
No sé que sistema de clases se practica ahora, en ese tiempo eran 7 anos de escuela primaria: 1-ro inferior, 1-ro superior, 2-do, tercero, cuarto, quinto y sexto.

La escuela tenia dos patios – uno grande con árboles en el centro, otro patio al fondo pasando las clases inferiores y un patio cubierto donde se realizaban las fiestas y en el cual había un piano que se usaba para las lecciones semanales de canto.
En las aulas, los bancos era para dos alumnos cada uno y estaban orientados mirando hacia el sur. El pizarron estaba en esa pared sur. Al lado del pizarron la maestra o maestro tenia su escritorio
En el centro del banco, arriba había un agujero para el tintero y teníamos que tener cuidado de no movernos muy fuerte porque la tinta salpicaba los libros y cuadernos.

2- ¿Recuerda como se llamaba el director?
La verdad que no recuerdo el nombre pero en los años que fui hubo dos directores. Por que razón cambiaron, no lo sé. Uno era bastante robusto y casi pelado y el segundo – alto y delgado. Del segundo director recuerdo que tenia en la cara cicatrices bien profundas de viruela.
Como en la escuela habían tres turnos, uno de mañana, otro de tarde y también había un turno de noche para mayores que trabajaban, tal vez cada turno tenia un director diferente?

3- ¿Quién fue su maestro preferido?
En el 1-ro inferior, 1-ro superior, segundo y tercero, tuvimos maestras, de ahí, todos maestros.
De las maestras no me acuerdo los nombres pero sí de los maestros: - cuarto grado, señor Salgado, quinto - señor García y sexto grado señor Mármol que es el que mejor me acuerdo, por eso los menciono a los tres en mis recuerdos de Lugano

4- ¿Usaban corbata y camisa para venir a la escuela?
Teníamos que ir con guardapolvo blanco. Hasta el tercer grado las madres de los chicos les ponían monos azules y ya en tercero usábamos camisa y corbata.
En esa época los varones usábamos pantalones cortos hasta los 12 o 13 anos. Por eso al entrar a la escuela, después que sonaba la campana, (después pusieron timbre) cuando formábamos las filas en el patio, antes de ir a las clases el maestro nos hacia una revisada higiénica las unas, los dientes (si habían sido limpiados) y también las rodillas, porque como teníamos pantalones cortos y si antes de entrar a la escuela jugábamos a las bolitas, las rodillas quedaban negras.

5- ¿Había biblioteca?
La verdad no me acuerdo. Posiblemente tendría que haber.
6 ¿Era buen alumno?
Diría mediocre. Mi compañero de banco por varios anos fue Dante Scarsini, que vivía a la vuelta de la escuela sobre Sayos y el fondo de su casa daba al patio de atrás de la escuela. Nos llevábamos bien y evitábamos problemas en clase. Los dos éramos los mas altos de la clase y en cierta forma imponíamos el orden.

7- ¿Cómo se portaban los chicos? ¿Qué hacían si alguien se portaba mal?
Yo creo que los chicos en cualquier época y en cualquier parte del mundo en las escuelas actúan de la misma manera, siempre tratando de sacar provecho personal y explotando todas las posibilidades habidas y por haber, para engañar al maestro y no ser expuesto o castigado.
El peor castigo era quedarse después de hora. Yo en toda mi vida escolar estuve solamente dos veces después de hora. Las dos veces en 1ro superior. La pena no era gran cosa, posiblemente una media hora, pero la vergüenza era lo que nos mataba.
Cuando los chicos salían de la escuela, ya todo el barrio sabia quien se había quedado castigado.
8- ¿Quién era su mejor amigo?
Esta respuesta, diría que ya casi la conteste en la pregunta numera 6. pero me acuerdo de los otros chicos con los cuales me llevaba muy bien, entre ellos ya mencione Scarsini, Fallabela, Cianci, Damianich, Rojas, Toledo, Reinaldo Silvestre que se venia desde Murguiondo y Ave. Cruz, teniendo problemas con las piernas porque siendo infante había sufrido un ataque de polio, Santuchi o Santusio,, no me acuerdo exactamente, Pafundi que la madre tenia una mercería en Ave. Riestra entre Oliden y Larrazabal, Herrera que también vivía en Sayos al 5300.
Nos llevábamos todos muy bien y si teníamos un problema difícil de resolver, nos visitábamos en las casas para resolverlo en conjunto. Una vez que lo teníamos resuelto, se lo pasábamos al resto.

9- ¿Conoció a Alberto Pivetta, que fue director de esta escuela?
Como había mencionado anteriormente, los nombres y apellidos de los directores, por no se que razón no se me registraron... El periodo que fui a la escuela 23 (así se llamaba en ese entonces) fue desde 1944 hasta 1950. Todos los anos yendo en el turno de tarde que era desde las 13 hasta las 16.30.

10- ¿Cómo eran las casas cuando Ud. era chico?
En general, Villa Lugano siempre fue un barrio de obreros. Las casas en su mayoría eran de un piso y retiradas de la calle donde cada una tenia un jardín. En el fondo, si el terreno se lo permitía, tenían gallinero o criaban conejos. Era muy difícil encontrar una casa donde no tengan pajaritos, ya sean canarios, mistos, loritos, etc.
En esa época recién se había hecho popular la radio aunque todavía había zonas de Lugano que no tenían corriente eléctrica. La luz llegaba hasta Chilabert.
Alrededor de la estación del tren, unas dos o tres cuadras cuadradas, estaban los negocios que formaban el centro comercial local.
Dos fiambreras, una carnicería, el correo, un corralón, dos bares, El Cafetal, una vinería La Superiora, una carbonería, dos ferreterías, dos panaderías y una confitería, Coleta, el negocio de cosas deportivas en Cafayate, una feria que se armaba dos veces por semana en Leguizamon entre Riestra y Sayos y dos farmacias.
Al lado de la iglesia había un galpón del sifonero y al lado Valentíni, la agencia fúnebre.
En los alrededores, un poco mas lejos de la estacion, dos librerías, 3 o 4 almacenes un garaje que era el único que vendía nafta en Sayos y Murguiondo.
Mas adelante apareció el Cine Progreso y más tarde el Cine Gran Lugano que para nosotros ya eran palabras mayores porque tenia bacón.
Después ya vino Solimano, la pizzería de Somellera y al lado un mercadito.
Por un tiempo hubo una pequeña sala de primeros auxilios al lado de Solimano.

11- ¿Pasaban muchos autos por Larrazabal?
Vehículos automotriz habían muy pocos. La mayoría de la mercadería era transportada por carros tirados por caballos. Me acuerdo que el doctor Martínez y el doctos Almada (dos nombres reconocidísimos en Lugano), tenían coche. Aunque no había mucho movimiento rápido, pero si era bien ruidoso.
Me acuerdo que todavía había muchas calles sin empedrar, una de ellas era el pasaje que da justo a la escuela. Por eso en esa época el mejor medio de poder moverse en esas calles era con la ayuda del caballo.
Los ómnibus eran enormes y los llamábamos Chanchas, mientras que los colectivos eran bien pequeños, posiblemente no entrarían mas que 10,12 personas.
El ferrocarril utilizaba maquinas de vapor, la de diesel aparecieron en los 50. La iluminación de los vagones era muy precaria porque utilizaba gas y la tenían que prender una por una.

12- ¿Estaba la Autopista Ricchieri?
La Autista Richieri todavía no estaba y cuando la comenzaron a construir tardaron una cantidad de anos y solamente llegaba hasta Escalada, después la extendieron hasta el Arroyo Sildanez (no sé si se escribe así.
Cuando comenzaron la construcción de la Autopista a nuestra mejor placita, la Nicolás Granada, le tuvieron que cortar una parte. La mejor, donde estaban los juegos.
También tuvieron que expropiar muchas tierras donde había varias quintas de verdura en los alrededores de Ave. Argentina y Larrazabal.
Me acuerdo que en la esquina de Aquino y Murguiondo estaba la tienda El Rubio, que se tuvo que mudar a Avenida Riestra y Murguiondo.

13- ¿Cómo armaban las casitas en los árboles?
En mi casa yo la armaba en la higuera, pero como la higuera es un árbol no muy fuerte, tenia que tratar de buscar las ramas más gruesas para hacer el piso, que para hacerlo era suficiente conseguirse unas cuantas tablas y unas sogas. Las paredes y el techo eran de genero o de bolsas de papas. La escalera era una soga con nudos.
En los paraísos de la vereda teníamos que conformarnos con hacer un piso de sogas, porque los árboles pertenecían a la Municipalidad, o por lo menos así nos decían.

14- ¿Qué parte de Lugano le gustaba más?
Lugano no era tan grande como para tener muchas preferencias. Todos las actividades, ya sean sociales y patrióticas se celebraban en la esquina de Martiniano Leguizamón y Avenida Riestra, frente a la estatua a la bandera.
En los carnavales, el corso también era en Avenida Riestra entre Larrazábal y Cafayate.
En esos tiempos, antes de la construcción de la Autopista, Avenida Riestra llegaba casi hasta la General Paz y en la esquina de Riestra y Guaminí, frente al Club Yupanqui, había una estatua de bronce de un hombre desnudo y así la llamábamos la estatua del desnudo, sin saber el verdadero nombre, ni quien la hizo y porque estaba ahí.
Avenida Riestra siempre fue la calle más elegante, con la plazoleta por el medio con árboles era muy transitada por las tardes cuando la gente salía a caminar, o a andar en bocicleta.
Para nosotros, los chicos, la placita de juegos al lado de la estación y la otra -- Nicolás Granada, frente al Tenis Club, eran lugares que frecuentábamos a menudo.
De los lugares naturales, la barranca, en Chilabert entre Larrazábal y Oliden, era el lugar ideal para ir a jugar con carritos, monopatines, bicicletas o cualquier otro vehículo con ruedas.
En esa manzana, la mitad de arriba la ocupaba una quinta que la llamábamos “La Fincamichina” y la otra mitad hacia Chilabert era una caida bien empinada, nuestra barranca. Siempre verde y un pastito suave que era un placer largarse de arriba, ya sea en bicicleta o en una tabla con ruedas.
*
Algo que quisiera mencionar para que tengan una idea de cómo era Villa Lugano, es la cantidad de espacio vacío que existía en la parte Sud-Este de Lugano. La parte Este de Larrazábal, comenzando en Unanué y hasta Ave. Roca, (la única empedrada) o mejor dicho, hasta el Riachuelo, con excepción de varios hornos de ladrillos, era todo campo abierto. El descampado llegaba casi hasta Soldati, donde estaban la Quema Municipal de Flores y los basurales.
Avenida Cruz para el Este de Larrazabal, (para el lado del centro) no existía.
Por eso, para los chicos ese enorme espacio verde, con pantanos, lagunas, promontorios, vegetación, era mas atractivo y aventurero que cualquier otra parte de la zona. Por supuesto, también había varias canchas de fútbol de los clubes locales. El club de fútbol de la calle Sayos al 5200 se llamaba El Trébol.

15- ¿Dónde vivía?
Vivía a la vuelta de la escuela en la calle Sayos, numero 5436. Según me contaba mi papá, cuando nos mudamos en 1938 todavía la calle no estaba empedrada, pero al año siguiente, ya comenzaron los trabajos. Me acuerdo que a pesar de estar empedrada, en nuestra cuadra todavía había muchos terrenos baldíos, los cuales no tenían veredas, por eso, todos caminábamos por la calle.

16- ¿Cómo se divertía con sus amigos cuando era chico?
Bueno, como veo, muchas preguntas que me hacen tienen cierta relación entre sí. No quisiera repetir lo que ya dije en las preguntas anteriores, solamente podría ampliar algunos detalles.
Tal vez algo que podría ser diferente de la época actual, es que en ese entonces todavía no se conocía el plástico y los juguetes eran de madera, de goma, o de metal y no eran baratos. Por eso, nos ingeniábamos para hacerlos nosotros mismos. Un cajón de manzanas con cuatro ruedas de madera ya era un carrito. El balero lo hacíamos con una lata vacía de conserva de tomates, un piolín y un palito. Dos latitas de conserva y un piolín largo eran dos teléfonos. También nos fabricábamos los barriletes con cañitas y papel de color o simplemente papel de diario.
La verdad que ibamos muy seguido al cine, especialmente en el período de clases, porque el Cine Progreso tenía una matinée semanal para escolares que comenzaba a las cinco hasta las seis y media y había que tener cupón para poder entrar por la mitad del precio. Los cupones venían en el programa que repartían por las casas.

17- ¿Salía de noche a jugar?
Salíamos. En esos tiempos vivíamos sin mayores temores de que algo malo nos pueda pasar en la calle, aunque a veces sucedía.
Especialmente en tiempo de verano, cuando al anochecer adentro todavía se sentía el calor de las paredes, casi toda la familia salía a sentarse en el frente de la casa, en la vereda y los chicos jugábamos a las escondidas, al cowboy, al policía y ladrón. Cavábamos hornitos en algún terreno baldío y cocinábamos papas.

18- ¿Qué deportes practicaban?
Lo más popular era el fútbol, pero en la calle los policías no nos dejaban jugar y si por ahí pasaba alguno, nos quitaba la pelota. En esa época las pelotas de goma no eran baratas y no podíamos comprarlas tan a menudo, por eso lo más práctico era hacer una pelota con una media y unos trapos adentro.
Los tres clubes de Lugano que tenían cancha de basketball eran: el Compañía, el Yupanqui y el Tenis Club. Pero para poder usar sus instalaciones había que ser socio. Lo mismo con el tenis, era un deporte ya para mayores, o gente más pudiente.
Eran populares los patines, pero no había pistas populares, o sea gratuitas y las veredas no eran lisas, sino que las baldosas tenían ranuras.
Pileta de natación en Lugano no había. Ni los clubes que mencione anteriormente, tampoco tenían.


19- ¿Había parques en el barrio? ¿Existía Parque de la Ciudad?
No. Solamente plazas y teníamos dos, como ya había mencionado en otra pregunta – la placita al lado de la estación y la otra mas al norte, Nicolás Granada, que con la construcción de la Autopista fue reducida casi por la mitad.
Habia un espacio entre Chilabert, Murguiondo, Ave. Roca y Telier que estaba alambrado y lo llamábamos parque, pero lo unico que habia eran unos arbolitos y nada mas. Me parece que hasta estaba prohibido entrar en esa zona.

20- ¿Existían centros comerciales?
No. El único “centro comercial”, si así lo podríamos llamar, era la feria que funcionaba medio día, dos veces por semana.
Las dos cuadras mas comerciales eran sobre Murguiondo desde Aquino hasta Riestra.
Mucho más tarde se abrió un mercadito en Murguiondo, enfrente de la panadería “La Moderna”, que funcionaba diariamente.

21- ¿Cuánto hace que se fue de Lugano?
De Villa Lugano me fui en junio del año 1960. Me acuerdo que una semana antes de salir de la Argentina hubo elecciones y tuve que participar en una mesa de registro, justamente en su y mi escuelita.

22- ¿Dónde vive ahora?
Desde que me fui y hasta ahora, estoy viviendo en la ciudad de Chicago. Es una ciudad enorme, diría como Buenos Aires, con los alrededores tiene cerca de 10 millones de habitantes. Esta junto al Lago Michigan, que aunque es un lago, por su tamaño parece un mar, tiene 45 km de ancho y casi 400 km de largo.
Es una ciudad que se encuentra en el centro y al norte de Estados Unidos y es considerada como cien por ciento industrial.
Tiene muchos parques públicos en los cuales se puede practicar toda clase de deportes: tenis, futbol, basketball, ciclismo, baisball, natación, joga, etc., etc.

23- ¿Cómo está formada su familia?
Vivimos con mi señora Grazina en un suburbio de Chicago que se llama Berwyn. Los dos ya jubilados. Tenemos dos cotorritas pequeñitas, una azul y otra amarilla y también dos más grandes, las llamadas Love Birds (Pájaros Amorosos, o de Amor) que son hermosas por los colores que tienen. Una se llama Kuky y la otra Baby. Como son dos razas y tamaños diferentes los tenemos que tener las dos parejas separadas.
Teníamos dos perritas, pero las dos, a pesar de haber vivido bastante, (una vivió 14 y la otra 17 anos) ya se fueron al cielo.

24- ¿Cuál era su comida favorita?
Siempre me gustó la carne a la parrilla. Ya sea asado, pollo, cordero, liebre, conejo, lechón al horno, etc. Aunque también me gustaron y me siguen gustando las pastas, especialmente los ravioles de verdura con estofado.
También me gustaba el puchero que hacía mi mama a fuego lento al bracero.

Me acuerdo que cuando se abrió la pizzería Solimano en Somellera, íbamos en bicicleta con mi amigo Pedrito a comprar unos merengues con crema o con dulce de leche que eran tan grandes como pomelos... Ahhhhhhhhh, que bárbaros!

· * * * * * * * * *
·
Les deseo a todos un placentero y patriótico “9 de Julio”.

Clemente Dedela



1 comentario:

Anónimo dijo...

Chicas: Me encantó esta entrevista.Estoy en Lugano hace un tiempo pero desconocía tanto!Solo recuerdo la construcción de Lugano I y II.,la llegada del Premetro y algunos detalles, como el cine que estaba en la calle Murguiondo frente a la Iglesia donde el acomodador no dejaba salir a ningún chico solo y las mamás aprovechaban ese tiempo que duraba cada película para hacer las compras. Casi, casi como una guardería...Martha vidal